Hoy, 11 de abril, conmemoramos 165 años de la Batalla de Rivas: destacada por el gesto heroico de un cabo que dio su vida por la patria, en 1856.

Juan Santamaría se armó de valor, después de que el general José María Cañas, tuviera la idea de quemar El Mesón, como la única manera de vencer a los filibusteros.

El acto heroico de Santamaría permitió a los costarricenses vencer a los filibusteros de William Walker y quedarse con la ciudad de Rivas en su poder.

Fue así como los filibusteros no lograron su objetivo y huyeron del mesón. Posterior a la toma de la cuidad, el ejército costarricense tenía planeado asegurar primero el control sobre Rivas y los puertos de La Virgen y San Juan del Sur y, posteriormente, atacar Granada.

Sin embargo, estos planes se frustraron por la llegada de una epidemia de cólera, que obligaría regresar a Costa Rica, donde la enfermedad cobró cerca de 10.000 víctimas (casi el 10 % de la población del país en esa época).

Este día, el 11 de abril conmemoramos con orgullo y fervor lo acontecido en la ciudad de Rivas, desde 1856.

Tomado del Ministerio de Educación Pública